A historical review of the Colombian Betlees


Nobles, fuertes y respetados ciclistas colombianos hacen parte actualmente de las filas de los principales equipos de la escena mundial. Urán, Quintana, Chaves, Henao, Pantano, López son algunos de los apellidos de los escarabajos que disputan las grandes vueltas del calendario ciclístico profesional y representan de manera sobresaliente este país.

Pero no se puede hablar de los actuales ciclistas colombianos en el mundo sin destacar a los que incluso con sangre, hicieron que la denominación de escarabajo se volviera famosa en las carreteras de los empinados y majestuoso picos del territorio europeo. Fue en la década de los 70’s cuando por primera vez se cosecharon triunfos, empezando con el de “Cochise” Rodríguez en el Giro de Italia de 1973, quien logró ganar una etapa en una edición que finalmente fue conquistado nada más y nada menos que por el destacado ciclista belga Eddy Merckx. Cochise repitió victoria en el Giro de 1975. Mientras tanto a nivel nacional se destacaban Rafael Antonio Niño y Patrosinio Jiménez. Este último consagró su carrera con su participación en el Tour de l'Avenir cuando logró una victoria de etapa en 1980, y una mas en 1981, año donde también se coronó como primero en la clasificación de la montaña adueñándose del representativo jersey de pepas.

Tal vez las más emocionantes justas que recordamos los de nuestra generación son aquellas logradas por “Lucho” Herrera y Fabio Parra en el Tour de Francia del año 1985. Y es que se mueven sentimientos al ver a Herrera luchando y ganando etapas al impresionante ciclista francés Bernard Hinault, como sucedió en la etapa 11; o en la etapa 14 cuando después de una caída llega primero a la línea de meta con la cara ensangrentada; o la desafiante cruzada sucedida en la etapa 12 cuando logra escoltar la victoria de Fabio Parra. El esfuerzo lo hizo merecedor ese año de la camiseta de puntos, mientras que Fabio Parra terminó terminó 8° en la clasificación general.


Lucho Herrera gana la etapa 11: Pontarlier - Morzine Avoriaz,

al campeón de ese año Bernard Hinault.


Victoria de Fabio Parra seguido por "Lucho" Herrera en la etapa 12:

Morzine - Lans en Vercors del Tour de Fracia 1985.

Pero no era la primera vez que Herrera se destacaba en el Tour, ya en 1984 había ganado una etapa y no cualquier etapa sino por el contrario fue la etapa reina de la competición, que finalizó en el mítico Alpe d´Huez, y que además ganó en los últimos kilómetros al campeón de ese año Laurent Fignón. Esa fue la primera victoria de etapa para Colombia en la que se considera la carrera más importante del mundo. Otro de los puntos destacables de ese año es que el equipo al que pertenecía Herrera era un equipo colombiano, patrocinado por Café de Colombia y Pilas Varta, que no tenía categoría de profesional sino que fungía de aficionado, y sin embargo demostró todo lo contrario.


La primera victoria para Colombia en el Tour de Francia nació de las piernas de Lucho Herrera

en la edición de 1984. La etapa 17 con llegada en el mítico Alpe d´Huez.

Luego Herrera gano la Vuelta en 1987 y vino el podio de Parra en el Tour de 1988, dos eventos que fueron considerados por muchos años como los logros deportivos más importantes para Colombia en la historia. En la década de los noventas los mas destacados para Colombia fueron tal vez Oliverio Rincón quien logró ganar etapas en las tres grandes vueltas gracias a su buena condición de escalador, y Álvaro Mejía quien en el año de 1993 tuvo una importante participación en el Tour de Francia al finalizar 4° en la clasificación general. Al inicio de este nuevo siglo fue Santiago Botero el encargado de dar alegrías al ciclismo colombiano, primero con un triunfo de etapa y la camiseta de la montaña en el Tour del año 2000, seguido de victorias de etapa en la Vuelta a España del 2001, y un excelente año 2002 donde se coronó Campeón del Mundo en la Contrarreloj y además ganó etapas en el Tour y la Vuelta.

A la izquierda Oliverio Rincon, en el centro Santiago Botero Campeón del Mundo,

a la derecha Santiago Botero primero en la montaña del Tour año 2002.

Al mismo tiempo que escribía este entrada al blog, el diario El Espectador publica el artículo ¿Por qué llaman escarabajos a los ciclistas colombianos? que me es inevitable citar y reseñar. El artículo dice básicamente que para la Segunda Vuelta Colombia (la cuál debió realizarse en el año 1952) el señor Ramiro Mejía decide patrocinar al ciclista aficionado llamado Ramón Hoyos Vallejo, un joven de 19 años eficiente domiciliario que se desempeñaba en la ciudad de Medellín. Este joven ciclista después de una dificultosa y accidentada primera etapa que trae como resultado su desclasificación de la vuelta, decide de todas maneras hacer parte de la segunda etapa, a realizarse entre el municipio de Honda y el Alto de Letras (considerado como el puerto de montaña más largo y duro del mundo). A pesar de que inicia después que todos los demás competidores y sufre una nueva caída, su capacidad como escalador lo catapulta hasta el segundo lugar de la carrera, detrás del francés José Beyaert. Según cuenta la historia, fue una equivocación del comentarista deportivo José Enrique Buitrago que intento referirse a Hoyos como un saltamontes, pero en vez de eso lo comparó con un escarabajo, diciendo con emoción la siguiente frase:"¡No es un humano, es un escarabajo!". Hoyos habría de convertirse al año siguiente en el Campeón de la Vuelta Colombia, hazaña que repetiría por 4 años mas.

El escarabajo, es para mi una de las mejores expresiones de lo que es un colombiano, una persona que ante la dureza y adversidad del entorno ha sabido hacerse la vida feliz, con trabajo y dedicación.

 

#colombiancycling #colombianbeetle #historiadelciclismo #escarabajos

22 views0 comments

Recent Posts

See All